Usted está aquí

La Experiencia de Liderazgo de las Ganadoras de las Becas de Giving Voice Fomenta el Crecimiento

Giving Voice Scholarship Awardee’s Leadership Collaborative Experience Fosters Growth

La Hermana Jenny Zimmerman, una Hermana de Notre Dame de Toledo, Ohio, recibió una Beca para Iniciativas de Liderazgo de Giving Voice en este verano, la que usó para inscribirse en el Programa de Desarrollo Colaborativo del Liderazgo, una organización presidida por la Hermana Vicki Wuolle, ex-participante de Giving Voice. Hace pocos meses que la Hermana Jenny ingresó al programa, y habló con Giving Voice sobre su experiencia hasta ahora.

GV: ¿Puedes contarme algo sobre el Liderazgo Colaborativo?

Jenny: El programa en si mismo está empezando, es un programa de 18 meses y acabamos de tener nuestro primer encuentro en persona.  En el futuro, nos reuniremos una vez por mes con el grupo pequeño al que seamos asignadas, en su mayoría a través de llamadas por Zoom o Skype. Una vez por mes me reuniré también con una tutora, quien forma parte de nuestro equipo de liderazgo general en Roma. Y luego, dos veces más con estas sesiones en persona. Terminará en noviembre de 2019.

Mucho de lo que hacemos es evaluarnos en probablemente 20 o 30 temas, de forma de poder crecer como persona y como líder. No es necesariamente liderazgo para comunidades religiosas, sino sobre cómo ser líder en cualquier actividad que realicemos. Es un proceso fascinante y estoy ansiosa por seguir indagando.

GV: ¿Cómo fue la reunión en persona?

Hermana Jenny: Nos dieron impresos nuestros temas individuales [sobre aspectos de nosotras mismas] y había una alfombra grande. Nos hicieron parar dentro del círculo, en el que teníamos tendencias reactivas y luego tendencias creativas. Se demostró cuál es el opuesto de nuestro lado reactivo, y cómo crecer en el lado de la creatividad. Todas tuvimos 4 sesiones con la "instructora de vida" que trabaja personalmente con nosotras sobre aspectos personales en los que deseamos crecer. Hasta ahora, para el próximo mes nos ha enviado vínculos a vídeos en línea, y recibimos un set de información nueva y nos reunimos una vez por mes con nuestro grupo usando zoom, y una vez al mes con nuestra instructora. 

GV: ¿De qué manera la ayudó a crecer la oportunidad de la beca?  

Hermana Jenny: Me entusiasma ver dónde me está llevando este programa de liderazgo.  Estoy siempre interesada en el auto-conocimiento y en el crecimiento como persona. Habiendo escuchado a las hermanas que lo hicieron en el pasado, sé a dónde lleva esto y estoy muy entusiasmada.

Para saber más sobre el Programa de Desarrollo de Liderazgo Colaborativo, visite aquí su sitio web.

“La beca encendió un fuego en mí”

La hermana Mandy Carrier, quien profesó sus votos temporales con las Hermanas de la Misericordia, fue una de las primeras ganadoras de la beca Iniciativas de liderazgo de Giving Voice este verano, lo cual hizo realidad su ansiada meta de aprender español.

“Desde hace mucho tiempo, he querido aprender español para comunicarme con mi comunidad en Latinoamérica. Me reúno periódicamente con toda nuestra comunidad y, cuando llego, la mitad de la gente habla español. Siempre he tenido la intención de dedicarme a estudiarlo, y obtener la beca encendió realmente un fuego en mí porque soy de esas personas que necesita cierta motivación”, explicó Mandy.

La beca de Giving Voice de Mandy se usó en Verbling, un sitio web para aprender idiomas que cuenta con maestros para sesiones de enseñanza individual. Antes de unirse a las Hermanas de la Misericordia, Mandy asistió a la escuela de artes culinarias, y actualmente, es cocinera durante el día en un comedor popular de Connecticut. Gracias a la flexibilidad de la beca, puede incluir las clases de español en su vida atareada.

“Siento mayor seguridad; la maestra con la que trabajo enseña toda la clase en español y esto me obliga a hablar el idioma. Es un trabajo intenso, y siento que estoy avanzando”, afirmó Mandy.

Mandy toma clases en línea una vez a la semana y tiene tarea después de la lección. Además, ya está usando sus habilidades lingüísticas para tender puentes con sus hermanas hispanohablantes.

“Hay una hermana que es como mi amiga por correspondencia, y le escribo en español. Quiero tener más contacto con hermanas de Sudamérica, y espero llegar a conocerlas mejor”, relata Mandy. “Tengo hermanas en Belice, Honduras, Chile, Perú y Argentina. Me encantaría viajar a Latinoamérica para hacer una inmersión lingüística. Sería realmente una experiencia fabulosa para mí”.

Sister Mandy, in the center, with her community.

“The scholarship really lit a fire in me”

Sister Mandy Carrier, a temporary professed sister with the Sisters of Mercy, was one of Giving Voice’s first Leadership Initiatives Scholarship awardees this summer, which brought her long-sought goal of learning Spanish into a reality.

“I’ve been meaning to learn Spanish for a long time, to connect with my community in Latin America. We have meetings periodically with our entire community and I get there and half of the people speak Spanish. I keep meaning to work on it and getting the grant really lit a fire for me because I’m definitely the kind of person who needs some motivation,” Mandy said.

Mandy’s Giving Voice scholarship went to Verbling, a language-learning website which hosts live teachers who instruct one-on-one sessions. A chef by day in a Connecticut soup kitchen, Mandy, who attended culinary school before joining the Sisters of Mercy, is able to fit Spanish classes into her busy life with the flexibility of the scholarship.

“I feel a lot more confident, the teacher I am working with has been doing her whole class in Spanish so it’s really forcing me to speak. It’s a lot of work and I feel like I’m getting someplace,” Mandy said.

Mandy takes classes once per week online, then has homework outside of class. She’s using her new language skills already to help build bridges with Spanish-speaking sisters. 

“I have one sister who is sort of a penpal who I write with in Spanish and I want to connect more with sisters from South America. I’m hoping to get to know them better,” Mandy said. “I have sisters in Beliz, Honduras, Chile, Peru and Argentina. I would love to go to Latin America to do a language immersion, that would be a really neat experience I’d love to have!”