Usted está aquí

Las hermanas comparten recuerdos de reuniones nacionales anteriores y la emoción de la reunión de este verano

“Asistí a mi primera reunión en Iona en el 2017. Desde el momento en que me inscribí, hubo alguien ahí para darme la bienvenida. Antes de la reunión, me llegaron videos de bienvenida y correos electrónicos personalizados. Para cuando llegué a Iona, sentía que todas ya me conocían por mi nombre. Fue una manera maravillosa de ser recibida en un grupo de desconocidas. En los últimos dos años, he seguido en contacto con las hermanas que conocí ahí y me he relacionado con más integrantes de la comunidad de Giving Voice. Como miembro del comité de planificación, me entusiasma la Reunión Nacional de este año. Es un gozo para mí abrir los brazos y el corazón para dar la bienvenida a hermanas nuevas y conocidas, y explorar el valor y la belleza de la comunión”.
- Hermana Kathryn Press, ASCJ

“Participé una vez en un retiro [de Giving Voice] y fue una experiencia magnífica. El contacto con mis compañeras de otras congregaciones religiosas me llena siempre de energía y entusiasmo. Espero ansiosa el momento de reunirme con otras hermanas, volver a conectarme con mis amigas y conocer otras nuevas. Giving Voice es una oportunidad maravillosa para nosotras, las religiosas jóvenes, de cultivar relaciones intercomunitarias y hacer amistades y conexiones duraderas que contribuirán a fortalecer nuestras comunidades. La vida religiosa es hermosa y, al trabajar juntas, damos más fuerza a nuestro testimonio. ¡No veo la hora de que llegue junio!”.
- Hermana Angela Szczawinska, CSFN

“Tengo unas ganas de que llegue la Reunión Nacional de Giving Voice de este verano. Espero con entusiasmo volver a conectarme con quienes recorren conmigo este camino de la vida religiosa, hacer nuevas amistades y ser yo misma entre mis compañeras. Cada reunión a la que he asistido me ha dejado un sentimiento profundo de pertenencia y ha fortalecido mi vocación hacia la vida religiosa en mi propia congregación. Habrá momentos de diversión y carcajadas, pero también conversaciones profundas que nos llegarán al corazón. ¡Qué mejor manera de compartir el valor y la belleza de la comunión!”.
- Juliet Mousseau, RSCJ

“¡Iré a la reunión a CONECTARME! Espero con alegría interactuar con mis compañeras de generación y de otras congregaciones. Para mí, es el poder del vínculo que existe entre nosotras lo que me recuerda nuestra conexión con Dios y con el mundo. Es nuestra conectividad de unas con otras, con Jesucristo y con Dios lo que me sostiene y me impulsa en la misión.

Tengo muchas ganas de reunirme con mujeres que me inspiran a ser yo misma íntegramente con mi propio valor y mi propia belleza. Espero con emoción estar en ese lugar sagrado donde no hace falta explicar quiénes somos ni qué nos mueve en esta vida. Por último, me entusiasma conocer y celebrar los ministerios maravillosos y especiales de mis compañeras. Y quién sabe; tal vez podamos incluso celebrar nuestros talentos menos conocidos para el kickball, la poesía o los juegos de palabras”.

-Sr. Kelly Moline, OP

Ojalá puedan acompañarnos en San Luis este verano. Obtengan más información e inscríbanse aquí antes del 1 de junio:

Adjunto: